Archive for 21 agosto 2013

Para amar siempre hay que morir miles de veces...

Para amar siempre hay que morir miles de veces lejos siempre de las palabras (Photo credit: Antonio Marín Segovia)

PALABRAS, PALABRAS

Este día coronado de bucles grises
donde el cielo se atavía de perdones
heredados de la lluvia, de la tormenta,
este inmenso sol ausente que en su oscuridad
nos recuerda verso a verso, noche a noche,
todas las palabras que fundaron la soledad,
todos los silencios fusilados en el vértice del paladar,
este día me declaro culpable
de recorrer la palabra amor con la mirada
hasta hacerse noche hundida en mi cuerpo,
tormenta que todo lo desgarra,
llevo prendidas en mi las caricias
amarillas que el otoño desgrana,
vientos perdidos en la locura de mil palabras,
camino torpe, suicidando las espigas
de ese campo germinado en el mar,
de ese pan de espuma y salitre
que alimenta el hambre de mi corazón.

 
Para ser tu reflejo en el agua mi voz existe,
para morir de ti mi cuerpo ha nacido,
y me derramaré como la lluvia en el desierto
sin ser vista, impregnando el interior
de esa tierra, de esa nada que nos conforma,
en el vértice de la memoria, donde nace
el recuerdo de tu boca liquido de estrellas,
consumo el gélido paso de las edades
acunado por el mar de tu vientre
que se encrespa celoso del viento
que mece esta alegría que me enreda los ojos.

 
Debajo del cielo, donde cuelgan los sueños
los campanarios cantan mirando tu rostro
y escribo mi nombre a vida o muerte
desangrando mi pluma del poema,
herido por un destello de luna asesino.

 
El viento me escribe en el contorno de los ojos
palabras de hierro que se clavan
en la yugular de mi voz,
palabras azules que me desangran,
palabras que acribillan esta tristeza salvaje,
palabras inacabadas que denuncian la caída,
palabras que gritan las gargantas del cielo,
palabras que bañan esta soledad que ensucia.

 
Este día coronado de bucles grises,
este inmenso sol ausente,
este día me declaro culpable
y cuando se acerque la hora de los aceros
forjados en las tormentas invernales,
cuando seamos castigados por llorar
sujetando el cielo con los ojos
será la hora de morir en esta vida
y vivir en el silencio lento del recuerdo.

 

Read Full Post »

The Reader (1910)

The Reader (1910) (Photo credit: postaletrice)

BELLO SOMBRERO

Bello sombrero,
bella dama donde las palabras de porcelana
quedaron atrapadas bajo sus alas trasparentes,
donde el cansancio de amar eternamente
esperaba respuestas enmudecidas
que subían desde el valle,
lejanas notas musicales que sonaban antiguas.

 
Respóndeme bello sombrero,
que queda después del largo beso de los corazones,
de ese abrazo cenital que se pierde entre las manos,
es tan doloroso que mis labios
no sean la prolongación natural de tu boca.

 
Dime bella dama, sombrero altivo
que engalana la belleza anónima,
son tus pupilas la mirada que desgrana el poema
en pétalos de lluvia que el mar perdona,
son mis manos el invisible aire
que adorna tu pelo con sus caricias.

 
Pamela hermosa,
esbelto sombrero donde derramo mis besos,
donde mi canto alcanza la palabra perfecta,
perdona amada mía el desordenado latir
de este océano que me ahoga desde los labios.

Read Full Post »

estribillos-de-septiembre 

 

 

ESTRIBILLOS DE SEPTIEMBRE

Reliquia son los versos
que guardo en la memoria,
que repaso en la soledad
oscura del corazón,
recuerdos que son llagas
que el cuerpo rememora
al compás apagado
y distante de una canción,
sonido de labios, de dientes,
de manos caminando
por las cumbres suaves de la piel.

 
Reliquia son los ajados papeles
que dan cuerpo a mi grito sonando,
soñando, soñando mi amor,
cantando estribillos de septiembre,
abrazos en un pentagrama
escritos en clave de luna.

 
Reliquia son los pasos que recorre
mi voz en la distancia,
distancia que acercan mis ojos
al epicentro blanco del pudor.

 
Reliquias son los días
que faltan por amarnos,
por amarnos la noche
canta solitaria su canción,
estribillos de septiembre,
sonidos del corazón,
arpegio desafinado
cuando se oculta el sol,
cuando se oculta el sol
y toda la noche es noche
y solo queda el dolor,
dolor de la piel suave,
blanco de senos, de luna,
recuerdos atrapados
en una habitación.

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: