Archive for 11 julio 2013

 

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no po...

“Uno llega a ser grande por lo que lee y no por lo que escribe.” Jorge Luis Borges (Photo credit: Antonio Marín Segovia)

 

LLANTO DE MI SANGRE

Con el movimiento peristáltico de mis
  huesos
voy rodando
por polvorientas sendas matinales,
voy clavando las uñas
en los troncos de los cipreses
y a las derrotadas flores
les arranco el polen
testigo de violentas fecundaciones,
les arranco la vida
cercenando pétalos
con forma de cabezas
y gritan sus sexos femeninos
la cópula perdida de las abejas.

 
Y sigo rodando,
perdiendo mis costillas en la arena
donde niños hemipléjicos
matan cangrejos de una sola pinza,
donde seniles ejecutivos
cambian sus dientes
por collares de perlas.

 
Mis huesos ya no tienen
el movimiento del mar
es el llanto final de mi sangre
O la total deserción de la existencia.

 

 

Read Full Post »

gotas-de-luz

GOTAS DE LUZ

Como dos islas gemelas,
como dos atardeceres unidos
que no dan paso al día
son las líneas de tu cuerpo,
tu perfume silencioso,
el amor cautivo entre las cejas.

 
Tanteo tu respiración
tus labios marinos
y tengo miedo de soltarme
entre tu espuma,
tengo miedo de clavarme
las uñas en el paladar
y no sentir el dolor,
la fatiga,
la respiración de tu cuerpo,
el sonido hambriento de tus rodillas.

 
Tengo miedo de tus ojos
cuando son tristes,
cuando tienen rocío en las pupilas,
tengo el temor de estar solo
y respiro el cabello de tu vientre.

Read Full Post »

 

 aceras

ACERAS

Cuando las aceras pierdan su ritmo
y tengan mujeres cojas sobre la espalda,
cuando los hombres vistan con chistera sus
                                        vicios
y coman hojas de Virginia enlatadas,
preguntaré a los árboles
porqué el verano tiene balcones en sus ramas
y venden sombra a los perros,
a los profanadores de la escarcha,
porqué hay abortos
en el vientre de las ciudades
indagaré a las matronas
con collares de perlas.

 
También a los viejos ermitaños de la plaza
que beben vino en compañía de las hormigas,
también a ellos pediré
el silencio de su moneda,
la contracción clandestina de una ceja.

 
preguntaré a todos
por el destino efímero de los zapatos
que desgastan su boca
mordiendo tobillos infantiles
y persiguen muchachas de blonda en las aceras.

Read Full Post »

 

Español: Óleo sobre Lienzo, 100 x 80cm Colecci...

Español: Óleo sobre Lienzo, 100 x 80cm Colección privada. (Photo credit: Wikipedia)

 

NOCHE SEXUAL

Hay noches que desnudan sus senos en mi ventana,
que me arrojan pijamas sexuales
                       con olor de escarcha
y acarician mi vientre con su terciopelo,
persiguen en mi barba
la batalla amarilla de los besos cómplices,
las calles angostas de mis pies.

 
      Soy entonces
el animal posesivo del viento,
el gutural esclavo de sus muslos de marfil,
me levanto con arcadas de placer en las manos
y recorro las estrellas clavadas en su espalda,
el firmamento de sus senos.

 
Esas noches tienen la mirada impúber
y las caderas anchas de las matronas,
persiguen a sus amantes por tragaluces púrpuras,
con eructos de vino y carmín.

 
Esas noches con matriz cálida
que aprisionan entre sus piernas las alas rotas de un colibrí,
tienen los dientes blancos del deseo
y ocultan en el rostro una enorme cicatriz.

Read Full Post »

MANOS

MANOS (Photo credit: titoalfredo)

LAS MANOS

Las manos tienen su libertad particular
un movimiento paralelo y distante,
tienen sonrisa en las uñas y en el semblante,
una edad indefinida por las arrugas.

 
Las manos son testamento de la boca
y devoran cuerpos, cabellos,
la belleza inmensa de las formas,
son la voz y la ira, el aire amargo de su risa.

 
Las manos tienen algo infernal en la retina,
una mueca desdeñosa mezcla de caprichos y disparates,
ellas trazan fantasmales guerreros de honor
y hacen el amor arañando la vida.

 
Las manos son la prolongación del pecho,
   de las caderas,
         de los ojos, del cuerpo entero.

 
Las manos son hermosas cuando rozan el mar,
    cuando logran que las formas
               tengan su propio sentimiento.

 
Y sin embargo, todavía hay manos
                 que matan con un solo dedo.

Read Full Post »

 

La Verdad, el Tiempo y la Historia (Goya)

La Verdad, el Tiempo y la Historia (Goya) (Photo credit: Wikipedia)

EL TIEMPO INVISIBLE

Hay minutos que habitan en la piel,
que navegan en ella cuarteándola
haciendo un mapa anunciado y submarino,
hay espacios en los que una mano
es un ser irreconocible,
un instante de locura,
hay también días náufragos
perdidos en un mar circuncidado.

 
En esos días de temperatura y substancia,
cuando el ojo pierde
la visión de las uñas,
entonces soy un ser débil,
un crepúsculo de pechos ardientes,
un manto blanco
         que envuelve el sudor
                de las pesadillas diarias.

 
Ahora,
    cuando las piernas tienen
el compás abierto de los años,
las habitaciones buscan formas de mujer
y mis labios besan prostitutas de cristal intacto,
quizás mis manos tengan la espalda vertical
y busquen ahora
los minutos del tiempo invisible.

Read Full Post »

Aragón celebra San Jorge

Aragón celebra San Jorge (Photo credit: Gobierno de Aragón)

6 DE MAYO, SAN JORGE

Digo sobre reptiles arrugados,
sobre marchitas pieles pintadas de colorete,
sobre tardes de cáscara y grosería
que en los estantes se difuminan,
si,
  sobre ellas escupo como Blas de Otero
“contra el suelo y esos poetas de corbata cursi”.
Siento las papilas de esa gente grotesca
como una mano de agónica desnudez,
siento su repulsiva baba, hipócrita,
cebarse en mis ojos
               empapando la frente de mentira.

 
Veo a esas damas de gris
que pueblan butacas como tumbas,
veo sus pechos atravesados por alfileres
donde penden arañas con miedo en los ojos,
las veo aposentadas
donde duermen hombres con difteria
                      en los párpados
aferradas a la posición de los privilegios.
Santoral de intrigas y favores.

 
Caminamos en un cieno verdoso
          de esputos y zancadillas,
de labios blandiendo su garra
contra héroes vencidos y en desuso,
amordazados por la invalidez de nuestras
                                 manos.

 
Un ojo moribundo llorara la confabulación
                         de las estrellas
mientras unos folios que ya no respiran
tienen la tristeza próxima de las palabras.

 
Pero yo reclamo mi derecho a maldecir,
a no subyugarme con sonrisas fatuas,
a caminar en el viscoso abrazo de la lengua.

 
Tal vez decida renunciar
               al trópico de las sienes,
  a la angustiosa soledad de la luna,
al otoño vagabundo de mi pecho.

 Quizá no sea más que una máscara
             de rencor desteñido,
pero no por eso
dejaré de escupir sobre sus dedos.

 

Read Full Post »

Older Posts »

A %d blogueros les gusta esto: